Bufete Patrimonial, S.L © 2016 · c/ Diputación 262, 3º-1ªB · 08007 Barcelona · Tel. 933 483 946 · Fax 934 125 179 · info@bufetepatrimonial.com

Política de Privacidad - Todos los Derechos Reservados -

Defensa del Deudor Hipotecario

En Bufete Patrimonial disponemos de un equipo dedicado en exclusiva a la defensa de particulares y empresas que se han sido demandados en un proceso de ejecución hipotecària, o bien que a través de otros procesos ven peligrar sus bienes hasta verlos subastados o embargados.

 

En dichos procesos, llevamos años defendiendo a nuestros clientes de los ABUSOS DE LAS ENTIDADES BANCARIAS, COMO:

 

 

- Reclamar intereses de demora totalmente abusivos, lo cual incrementa la deuda en forma desproporcionada, haciendo imposible su pago.

 

 

- Solicitar la adjudicación de los bienes por cantidades inferiores a los límites legales. Hay que tener en cuenta que en las subastas a las que no acuden postores, tratándose de una vivienda habitual, la entidad bancaria puede solicitar su adjudicación por el 70% del valor de tasación, exepto en algunos casos, en los que lo puede hacer por el 60% de dicho valor. En cambio, es frecuente que si el deudor no acredita debidamente residir en la vivienda, la entidad bancaria solicite la adjudicación por el 50% del valor de tasación, lo cual suele suponer que el deudor deba hacer frente a una gran deuda después de perder su vivienda. En algunos caos, las entidades bancarias incluso han llegado a ponerse en contacto con el cliente para solicitarle que abandone su vivienda argumentado haber pasado ya a ser propiedad del banco, siendo esto del todo also, con la única motivación de poder acreditar en el día de la subasta que el inmueble no constituye la vivienda habitual del demandado, y por lo tanto, poder adjudicársela a un precio menor.

 

 

- Dilacionar el procedimiento indebidamente para que los intereses de demora acaben con el sobrante que el cliente tenga derecho a percibir. En efecto, existen procesos en los que se ejecuta un inmueble con un alto valor de tasación, y en el cual se reclama una deuda muy inferior a dicho valor. En estos casos, después de la ejecución, si no existen cargas posteriores, la entidad financiera está obligada a devolver a los ejecutados el sobrante que pueda existir, y que en algunos casos resultan ser cantidades importantes. Para evitarlo, una vez la entidad ha interpuesto la correspondiente demanda, solicita la suspensión de la subasta argumentando falsas negociaciones con los demandados, y de esta forma mantiene el proceso detenido durante años, hasta que los intereses de demora, y por lo tanto la deuda, suman una cantidad equivalente al sobrante que debia percibir el demandado. Mediante este método, las principales entidades bancarias del país (Caixabank, Banco Popular, Banco Santander, BBVA, Bankia, Catalunya Bank, etc... ), han confiscado mediante artimañas legales cientos de miles de euros propiedad de las personas a las cuales están ejecutando.

 

 

- Generar al cliente falsas expectativas de solución, argumentando estar estudiando una refinanciación, o una dación en pago, con el único objetivo de que el cliente crea que no peligra su patrimonio, y no acuda a un abogado especializado para defenderse debidamente. En estos casos, el cliente suele percatarse del engaño una vez la vivienda ya ha sido subastada y adjudicada.

 

 

- Embargar a fiadores o avaladores para cobrar las costas e intereses del proceso, aun cuando la deuda reclamada ha quedado saldada en su totalidad, y las costas e intereses del proceso han sido generadas en buena parte por la propia entidad mediante dilaciones voluntarias.

 

 

Cómo podemos ayudarle? 

 

 

Ante todos estos abusos, Bufete Patrimonial lleva a cabo una defensa férrea de sus intereses haciendo valer sus derechos.

 

Tenga en cuenta que en Bufete Patrimonial tan sólo aceptamos aquellos casos en los que nuestra gestión suponga un beneficio seguro para el cliente, motivo por el cual le aseguramos ciertos resultados.

 

 

 

En el caso en que usted tenga dificultades para pagar las cuotas hipotecarias, podemos;

 

 

- Estudiar a fondo su hipoteca, debido a que puede contener cláusulas abusivas que le obliguen a abonar un interés superior al pactado. En este caso, Bufete Patrimonial negociará con la entidad financiera la eliminación de dicha cláusula, y en caso de que esta se oponga se procedería a solicitar la nulidad de dicha cláusula judicialmente.

 

 

- Negociar con la entidad financiera una refinanciación de la deuda en condiciones más favorables.

 

 

- Negociar la dación en pago de su inmueble.

 

 

 

 

Si usted ya haya sido demandado por la entidad financiera, podemos;

 

 

- Oponernos a la demanda, solicitando al Tribunal la nulidad de las clásusulas abusivas contenidas en la hipoteca.

 

 

- SUSPENDER LA SUBASTA DE SU INMUEBLE, obteniendo así el tiempo necesario para que usted pueda solventar sus problemas económicos.

 

 

- Mantenerlo en la posesión del inmueble durante años tras la ejecución, sin que tenga que pagar nada durante ese tiempo.

 

 

- Que la deuda quede saldada en su totalidad tras la ejecución.

 

 

- Negociar un contrato de alquiler social con la entidad financiera, a fin de que usted pueda permanecer en la vivienda durante mucho más tiempo tras la ejecución.

 

 

- Asegurarle que la entidad financiera pague por su inmueble el máximo que la Ley establece, de forma que su deuda no se vea incrementada.

 

 

- Impugnar las costas e intereses del proceso en caso de ser exesivas, consiguiendo en muchos casos la nulidad total de los intereses de demora por abusivos.

 

 

- Velar por que la entidad financiera se haga cargo de todos los tributos derivados de la ejecución, así como gastos de comunidad, Ibis, etc... de forma que no puedan reclamarle a usted nada por esos conceptos.

 

 

- Conseguir una quita o reestructuración de la deuda, en el caso en que tras la ejecución subsista parte de ella.

 

 

 

En cualquier caso, una buena defensa jurídica la ahorrá grandes sumas de dinero, y puede ser la diferéncia entre perder el inmueble y mantenerse con deuda, o bien conseguir que el banco tenga que pagarle a usted tras la ejecución.